Crítica de "La Cumbre Escarlata" Diseño mata historia - Fan De Historias
26/10/15



La cumbre escarlata puede ser traída abajo por su maña estrategia de mercadeo, entendible, es una película difícil de vender. Los avances y afiches la muestran como una historia de horror acerca de una casa embrujada, y eso es solo la punta del iceberg. En verdad, la cinta dirigida por Guillermo Del Toro es un violento romance gótico. Y cuando me refiero a “violento”, va en serio. 

Aunque la disfruté, me decepcionó un poco esta película.

Del Toro utiliza a fantasmas para representar a los errores(u horrores) del pasado. Por una parte, suelen ser más trágicos que aterradores; por la otra, esto encaja perfectamente con la atmósfera de la historia. Para mala suerte del espectador, las escenas más escalofriantes transcurren al principio y poco a poco van disminuyendo.

Mia Wasikowska interpreta a la aspirante a escritora norteamericana Edith Cushing. Un día en la oficina de su rico padre conoce a Thomas Sharpe(Tom Hiddleston), un noble inglés que retiene el título de su familia, mas no su fortuna. Ella empieza a caer en los encantos del romántico Thomas, y este junto a su hermana Lucille(Jessica Chastain), se va adentrando en el círculo social de los Cushing. Claro, con interes ocultos.

Muy pronto, Thomas le propone matrimonio a Edith y la lleva a su mansión ancestral, que cada día se va hundiendo. Esto lo usan los Sharpe como excusa de los extraños ruidos del lugar. Ni Edith se lo cree, y ahora deberá soportar cada noche las visitas de espíritus en sufrimiento, que muchas cosas revelarán, al igual que el odio de Lucille.

Dudo que sea una sorpresa para alguien, pero la mejor actuación es la de Jessica Chastain. Es fría y tenebrosa como nunca te la has imaginado, casi ni parpadea. Los otros actores de Crimson Peak no logran acertar su intensidad, pero igual realizan un muy buen trabajo.

El problema está en el guión escrito por Matthew Robbins junto a Del Toro: carece de substancia. Al salir de la sala olvidé una buena parte de la historia, de sus detalles. El más interesante de los personajes es el interpretado por Hiddleston, pero como nuestro querido Loki no es el protagonista, la historia reposa sobre los hombros de Edith.

Edith es, por falta de una mejor palabra, tonta. Si le temes a los fantasmas(como casi todas las personas), no te le acercas a propósito. Si lo haces, por lo menos le hablas; no sales corriendo otra vez porque tú mismo los hayas buscado. La situación se repite unas tres o cuatro veces, lo que hace que Cumbre Escarlata se sienta cíclica, y deje de ser aterradora.

Aunque si del diseño de producción hablamos, se vuelve mejor casa segundo. La atención al detalles es impresionante. Desde las joyerías hasta los trajes, podemos estar ante la presencia de una candidata a dichos premios. El diseño de la casa en sí misma, con sus habitantes fantasmagóricos, es magnífico.

¡Hey! La disposición de la sangre en la nieve hacen que parezca una torta de red velvet. Aunque ese puede ser simplemente un pensamiento bastante loco de mi parte…

La cumbre escarlata es una de las películas más preciosas del año. Como dijo la crítica de cine Katie Rife “Contra todo el esplendor realizado en el fondo, quizá cualquier historia pudiera parecer inadecuada.”

Crimson Peak obtiene un 3.25/5. 




1 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo en tus apreciaciones compañero, me gusto bastante la forma, no tanto el fondo.

    A ver si publico mi crítica esta semana

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.